¿Tu rendimiento deportivo depende de tu composición corporal?

0
24

¿Alguna vez te has sentido presionado/a para subir o bajar de peso? ¿Te has obsesionado con tus porcentajes de grasa? ¿Has pensado que tus resultados no mejoran SÓLO porque no subiste músculo?

Éstas son algunas de las dudas o problemas que suelen surgir cuando miden tu composición corporal y, tú, tu coach o algún miembro de tu equipo multidisciplinario, no tienen un acompañamiento correcto o no entienden el “poder” de esa composición Aunque puede ser un factor importante, NO es determinante en tu desempeño atlético. Y universidades con atletas de primer nivel en EUA lo están reconociendo y dejándolas de lado.

“No creo que ningún programa moderno deba utilizar estas prácticas. (…) Si es perjudicial para una atleta, será perjudicial para muchas más”.

.- dijo Diljeet Taylor, entrenadora del equipo de campo traviesa y directora asociada de atletismo en la Universidad de Brigham Young

Tal vez has escuchado de estudios como el BodPod que determina tú densidad corporal y calcula la grasa corporal, el DEXA que mide composición y tu grasa corporal. Tal vez no lo sabías, pero, por años, han sido usados por muchos coaches y nutriólogo/as para planear entrenamientos, dar seguimiento a resultados y prevenir lesiones, sobre todo en deportes como basketball y atletismo. Sin embargo, estudiantes atletas, profesionales de la salud e investigadores indican que estos estudios tienen muchos riesgos, para los pocos beneficios que representan. 

¿Por qué?

1)  Pueden afectar tu salud mental y hasta generar trastornos alimenticios

Si alguna vez te han hecho una de estas pruebas, puede que, si no fueron los resultados que esperabas, te hayas sentido raro o rara después de verlos. Sientes presión por lograr los porcentajes “ideales”.

Otras entrenadoras, como Jill Miller, coach principal del equipo de campo traviesa de la Universidad de Northwestern puntualiza que, aunque es sólo un dato, trabajando, sobre todo, con mujeres jóvenes, se vuelve más que eso y  conlleva un golpe emocional. 

Entrenadoras como, Rachel Manor, directora de Nutrición Deportiva Olímpica de la Universidad de Carolina del Norte, entienden ese sentimiento y consideran que contribuyen a la depresión, ansiedad y a los desórdenes alimenticios. Además dice que, en su experiencia clínica, no percibió beneficios que lo valieran. Esto no quiere decir que tu alimentación no sea importante, pero el enfoque puede ser diferente. Esta entrenadora optó por hablar, individualmente, con sus atletas, les facilitó educación nutricional y está más pendiente de señales de trastornos de conducta alimentaria. 

2)  Recuerda que sólo es UNO de muchos datos

Tu composición corporal y tu peso si influencian tu desempeño deportivo, pero no, de ninguna manera, los únicos elementos. Ten presente que hay, al menos, otros 38 factores físicos y psicológicos que afectan tus resultados. Riley Nickols, doctor y especialista en desórdenes alimenticios que ha trabajado como psicólogo y consejero consultor de muchas universidades en el desarrollo de protocolos, dice que enfatizar el trabajo en las medidas del cuerpo, suele desviar la atención de esos otros elementos y dejarlos desatendidos. La genética, el programa de entrenamientos, la motivación, la preparación mental y otras cosas, afectan tus tiempos o resultados mucho más que el cuánto pesas.

3) No es 100% preciso. Conocer TU cuerpo debe darse de forma PERSONALIZADA

Debes tener presente que estos métodos usados para analizar la composición presentan errores. Por esto, más allá del deporte, muchos profesionales médicos han dejado de usarlos.

El BodPod, el análisis de impedancia bioeléctrica (se hace con una corriente leve por el cuerpo) y las calibraciones (cuando pellizcan partes de tu cuerpo para localizar tu grasa) también suelen tener muchas variables que no se pueden calcular con exámenes. 

La realidad es que cada atleta tiene un cuerpo, funcionamiento y rendimiento distinto. Michelle Barrack, doctora y profesora asociada en nutrición de la Universidad del Estado de California, comenta que, genéticamente, somos diferentes y, por lo tanto, también los resultados que las mismas dietas y entrenamientos tienen en nuestra composición.

“Cualquier atleta pensará ‘Bueno, el deporte es todo para mí y quiero hacer todo lo que pueda para maximizar y aprovechar mis oportunidades y mis talentos. (…) haré lo que sea para que pase’ “.- Riley Nickols

¿Qué está cambiando?

*Pruebas voluntarias

Siendo atleta, seguro ha habido muchas cosas que has sentido como “voluntariamente a fuerzas”. Esto no quiere decir que el coach o preparador/a física te obliguen, sino que sientes, que, si no lo haces, recibirás un trato diferente. Suele pasar en algunos equipos con las pruebas de composición corporal.

Por esto, muchos equipos en EUA están buscando asegurar que las pruebas de composición corporal sean, REALMENTE, opcionales y que no sólo se quede en una “política oficial”. Como atleta, no debes sentir que te “penalizan” ni “juzgan” por someterte, o no, a las pruebas. 

En algunas universidades como la Universidad de Northwestern y la Universidad del Estado de Louisiana, los corredores de campo traviesa se someten a escaneo DEXA dos o tres veces al año. Las pruebas SI son voluntarias y los atletas escogen si ver o no sus resultados. En caso de que elijan no verlos, el médico sólo les dará retroalimentación si ve alguna anomalía que se deba tratar como baja densidad ósea, disminución considerable de masa muscular, etc. Los atletas que deciden si ver sus resultados, comentan el examen con el médico y evalúan lo que se obtuvo en términos de salud y rendimiento. 

*Resultados entre atletas y el personal médico, minimizando el involucramiento de entrenadores

Para evitar que los entrenadores ejerzan presión excesiva o manipuladora sobre los atletas, muchos sugieren que sería mejor que no estuvieran presentes durante las pruebas ni recibieran resultados. Algunos atletas -y puede que sea tu caso- comentan que no les gusta que den la información a sus entrenadores porque sienten que pueden usarla en su contra.

En algunos equipos, ahora atletas como tú pueden firmar una autorización si están de acuerdo en que se compartan los resultados con sus entrenadores. En Northwestern, Miller, su entrenadora, dice que, aunque los atletas den permiso que compartan sus números, no revisa ninguna cifra específica, sino que checa, únicamente, si su salud ósea se deterioró para ajustar el kilometraje en caso de que si. 

Por su parte, en la Universidad del Estado de Louisiana, Houston Franks, entrenador de campo traviesa y fondo que ha preparado atletas olímpicos, destaca que lo que le importa es saber si sus atletas están o no rindiendo como deben. Así, él hace los ajustes necesarios o los difiere con psicólogos, expertos en desórdenes alimenticios o cualquier profesional que necesiten.

Rachel Manor, la directora de Nutrición Olímpica que mencionamos más arriba, destaca que espera se avance en la nutrición deportiva, entendiendo que el apoyo y la educación nutricional debe estar centrada en el ATLETA como tal y no relacionada a su composición corporal. Señala, además, que…

“El uso inapropiado de pruebas de composición corporal puede, no sólo afectar la salud y bienestar de los atletas a corto plazo, sino (…) su relación con la comida y con sus cuerpos una vez que dejen los deportes”

¿TÚ QUE OPINAS?

Este cambio de mentalidad sobre la composición corporal, ¿te ayudará? ¿Cómo has vivido tú las pruebas de composición corporal? ¿Te han afectado?

FUENTE

*Kuzma, C. (2023). “Top College Running Programs Move Away From Body Composition Testing”. Runner’s World, 12 enero 2023. Recuperado de https://www.runnersworld.com/news/a42437488/body-composition-testing-college-programs/ 

Artículo anterior¿Cuándo?
Artículo siguienteTips

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí